Uzbekistán, una joya en el corazón de Asia Central

Por:

Los vientos en esta ocasión nos llevaron a Uzbekistán, cuyo significado es “lugar donde habitan los uzbecos”; se encuentra en Asia Central y  antaño fue parte de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Este país es relativamente joven, pues  con la caída del socialismo obtuvo su independencia en 1991. A partir de ahí ha buscado sentar las bases para rescatar su identidad como nación independiente con cara al futuro, pero sin perder su orgullo por la riqueza de su pasado, algo que puede notarse claramente en su ciudad capital Tashkent.

Lo que llama la atención en esta ciudad son sus dimensiones. Cuenta con amplias y largas avenidas; enormes plazas, mercados y parques públicos; la combinación de la arquitectura soviética con la islámica; así como su atractiva y decorada red del metro que data de la época de ocupación y que nos traslada unos cincuenta años en el tiempo a la era dorada del comunismo; pero sobre todo, la curiosidad con la que sus habitantes observan al visitante.

Una de las razones por la que es más conocido este país, es por albergar varios de los sitios más importantes de la llamada Ruta de la Seda que unió a oriente con occidente en la antigüedad y que resulta por demás interesante explorar.

La Ruta de la Seda fue la primera vía comercial a nivel mundial de la historia, pero no se limitaba solo al canje de mercancías, sino que también permitía el fértil intercambio de religiones, culturas, ideas y tecnologías que conectaron al mundo desde el siglo I a.C.

Ciudades como Samarcanda, Bujara o Jiva, cuentan con espléndidas mezquitas y madrasas (escuelas coránicas), pues su población es mayoritariamente musulmana. La belleza y lujo de estas urbes es producto del comercio que corría en la región, pero también de la ambición de quienes las gobernaron, como el héroe de la patria Amir Timur, mejor conocido en occidente como Tamerlán, quien mandó construir varios de los recintos más majestuosos e imponentes del islamismo en esta región.

Visitar Uzbekistán, es toparse continuamente con las brillantes cúpulas color turquesa de sus monumentos, que muestran el poderío que antaño tuvo el imperio timúrida que dominó a gran parte del mundo conocido hasta los siglos XIV y XV; pero también es enfrentarse con el pasado milenario de la región en cada rincón de sus ciudades.

Lugares como la Plaza Registán en Samarcanda, la impresionante Mezquita-Minarete Kalon en la antigua metrópoli de Bujara o el barrio de Itchan Kala, ubicado en la parte interior de la ciudad vieja de Jiva, son solo algunos de los atractivos turísticos y culturales de esta fascinante nación, crisol de culturas durante más de dos milenios y que ha sido cuna de sabios, artesanos y conquistadores.

Su economía actualmente se basa en la producción agrícola, principalmente del cultivo de algodón y la extracción de recursos naturales del subsuelo como el oro. Desde su independencia abrió sus puertas al turismo internacional, recuperando del abandono en el que estaban sus monumentos, primordialmente religiosos, durante la ocupación rusa..

Uzbekistán, la Ruta de la Seda

Fotos: AleNog

Loading

Compartir

3 comentarios

  1. Con tu comentario tan interesante sobre este país, despiertas el interés por visitarlo. Las fotografías hablan dejan ver la riqueza que tienen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te podría gustar

GKXV7809
Myanmar (antigua Birmania)
393751847_10160744111284185_4469142143973962114_n
Relatos de nuestros días
Search
Para Hoja Libre es muy importante conocer tu opinión, así como las sugerencias temáticas que puedas tener, por ello te invito a escribirme: