Alimentemos nuestras relaciones

Cuando era niña mi madre siempre me “invitaba”, con dos chanclazos de por medio, a ocuparme del riego de sus macetas diciéndome: “en lugar de cortar mis plantas mejor échales agua, ya te lo agradecerán cuando florezcan.” Y es que en esa época me encantaba escudriñar las macetas de la…

1 comentario

No hay más contenido que cargar

No hay más páginas por cargar