Un juego infantil…

Esa mañana de verano resultó ser muy solemne para la pequeña Sara de apenas ocho años, tendría que presidir los servicios funerarios de uno de sus diminutos compañeros de juego en los últimos días...

3 comentarios

No hay más contenido que cargar

No hay más páginas por cargar